Turismo

Dehesa de Abajo

 

 

La Dehesa de Abajo es un espacio protegido de singular belleza, que atesora unos valores naturales de excepcional interés. 

Joya de la corona del patrimonio natural de La Puebla del Río, que aporta territorio a casi una decena de figuras de protección, se dice de esta finca de propiedad municipal que es una Doñana en miniatura, fácilmente accesible, ya que alberga casi todos sus ecositemas, aunque sin playas ni dunas.  

 

Naturaleza protegida

Aljarafe y Marisma. Dehesa y humedal. Forma parte de la zona de contacto entre las estribaciones más meridionales de la comarca del Aljarafe y las marismas del Guadalquivir.

Al combinar monte mediterráneo y hábitat de marisma, la riqueza botánica y faunística es sobresaliente.

Podemos distinguir en la Dehesa tres espacios diferenciados, pero muy complementarios: el humedal de la laguna de Rianzuela, la dehesa de acebuches y el bosque de pinar.

El arroyo Majalberraque atraviesa de norte a sur el Aljarafe, desembocando en el lucio o laguna de Rianzuela, humedal marismeño de alto valor ecológico, que guarda una íntima relación con Doñana. La configuración actual es artificial, resultado del manejo hídrico para control de avenidas. En el lucio podemos observar una gran cantidad y variedad de aves acuáticas, ya sean de invernada o en periodos de reproducción. Especies de buceadoras, zancudas, limícolas... forman una ruidosa comunidad, variando según la hora, la época del año y las condiciones hídricas o climatológicas. Entre los ejemplares que podemos contemplar sin molestar, desde los  observatorios o plataformas instaladas, destacan flamencos, pollas de agua, somormujos, fumareles, espátulas, patos colorados y azulones, zampullines colorados y chicos, agujas colinegras, las amenazadas focha moruna y cerceta pardilla, e incluso ocasionalmente, otras tan interesantes como el pato malvasía, considerado en peligro de extinción. 

El estudio de su lecho permite interpretar los usos y aprovechamientos que la civilización ha hecho de la comarca, ya que el intenso proceso de transformación de su vecina marisma ha respetado siempre su imponente presencia.

La maravillosa laguna de Rianzuela, que hoy aporta personalidad y una vida ornitológica incomparable a Dehesa de Abajo , encierra entre sus sedimentos buena parte de la historia del Aljarafe.

En el acebuchal se encuentra la principal colonia de cría de cigüeña blanca de toda Europa. Un verdadero espectáculo. La presencia del conejo, aunque no pasa por su mejor época, ha propiciado en los últimos años que esta Reserva Natural se haya convertido en hábitat fundamental para el incremento de población de lince ibérico, siendo uno de los principales territorios de cría.   

En el pinar abundan nidos de aves rapaces como los milanos o las águilas calzadas, y no es difícil divisar otras rapaces como los cernícalos, ratoneros o rapaces nocturnas.

Dehesa de Abajo también alberga ejemplares de alcornoque y encinas, o colonias de especies herbáceas o invertebrados, difíciles de observar en otras latitudes.

La mayor parte del monte fue declarado Reserva Natural Concertada en el 2000 por “reunir condiciones ambientales y ecológicas de excepcional interés”. Forma parte de la Red Natura 2000, contando con la protección de la Unión Europea, que la declara Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC) Doñana.

 

Espacio de usos tradicionales sostenibles

Dehesa de Abajo es un Monte de Propios donde se compatibilizan usos tradicionales de una dehesa, con la observación de aves o el disfrute del medio natural.

La historia de la Dehesa de Abajo representa buena parte de la memoria e identidad cultural de La Puebla del Río. Desde su fundación medieval, los archivos guardan memoria de cómo el Concejo de esta villa de realengo se desplazaba en pleno al menos una vez al año, cuidaba diligentemente el aprovechamiento de sus pastos, ordenaba trabajos de amojonamiento o de arreglo "de su calçada"; seleccionaba el ganado o contrataba a encargados cualificados para su buen uso.

Sus habitantes, "cigarreros" por evolución de "guijarreros", por los cantos rodados o guijarros que transportaba el Guadalquivir, han habitado sus chozas, cazado sus presas, mantenido sus caminos, pastoreado sus reses, ... desde tiempo inmemorial. No se cortaba más rama que la necesaria para el carbón o la chivata, pues del comedido consumo de sus frutos dependía en buena parte su porvenir.

Estos valores se han mantenido gracias al manejo responsable, durante siglos, y aún hoy se ve reflejado en el aprovechamiento de pastos, leña, frutos, o productos de caza, por parte de gente que la ama y la cuida. Hasta hace no mucho tiempo, sirvió de cobijo y medio de vida a un buen grupo de familias. En esta misma finca y en los pinares de Los Montes, llegó a haber más de 30 chozas. Hoy queda sólo una representación de estas viviendas, una choza restaurada por la Sociedad de Cazadores de la Dehesa, que en este coto lleva a cabo su actividad cinegética.

El acuerdo alcanzado entre esta Sociedad y el programa Life Iberlince, entre otras muchas razones, motivan la buena salud del siempre amenazado y sensible, el majestuoso lince ibérico.

Además de la conocida como "Choza del Bala", la finca cuenta con otras construcciones, como la Casa del Pastor, o los corrales de la cabaña ganadera que se alimenta en sus pastos. Conformada por una presencia testimonial de ejemplares equinos, la explotación aún conserva una cabaña bovina que, además de contribuir al control de los pastos, convirtiéndose en valiosa aliada de la lucha contra incendios, sirve de complemento de renta para los miembros de la asociación de ganaderos, titular de esta actividad.

El maderero es otro de los aprovechamientos de este predio municipal, cuyo catálogo lo complementan otras actividades, ya testimoniales, como la curiosa recolección de criadillas o trufa blanca, también llamada turma, actividad que requiere una verdadera pericia, sólo al alcance de cabales habitantes del campo "de toda la vida".     

Además de por el arroyo Majalberraque, este espacio es atravesado por la Cañada Real del Camino de Villamanrique, que junto a otras vías pecuarias conforman uno de los caminos más bonitos desde Sevilla a la aldea de El Rocío. No en vano, cada primavera por este enclave pasan, sestean o pernoctan más de quince hermandades, en su peregrinar a la Ermita. A lo largo de todo el año, son numerosas las hermandades y agrupaciones sociales que también peregrinan por aquí.

 

Uso público

Aunque el recreo de los habitantes de La Puebla ha tenido, desde hace décadas, en sus cerros un destino predilecto, los cambios de hábitos de la sociedad globalizada han modificado a la par los criterios de gestión.

Entre los años sesenta y setenta, empezó a hacer fortuna, hasta hoy, la utilización de la construcción más significativa de la Dehesa, la conocida como Casa de La Puebla, por parte de vecinos y vecinas del municipio, que utilizan sus dependencias los fines de semana para jornadas de convivencia familiar, previa reserva y fianza en el Ayuntamiento.  

Ávidas de naturaleza, familias de todas las poblaciones de los alrededores, y cada vez más de la capital, disfrutaban de la sombra de sus árboles, el canto de los pájaros o el calor de una hoguera de leña de acebuche.

La creciente sensibilización de autoridades y ciudadanía, fue configurando un marco de ordenación que terminó con el libre tránsito de vehículos, animales y personas, en favor de mayores parámetros de conservación.

Esas limitaciones, aceptadas ya de forma generosa por parte de la población, han facilitado la intensificación de actividades científicas, de educación ambiental, de turismo ornitológico, deportivo o de otros segmentos que han de regirse por criterios de sostenibilidad. 

Ha de ser compromiso de toda la ciudadanía conseguir que la Dehesa de Abajo, el espacio que la circunda y los caminos o cañadas que la atraviesan, mantengan el óptimo estado de conservación que no siempre se observa, para que pueda seguir dándose cabida cabida a experiencias memorables para cada persona que tenga la fortuna de disfrutar en estos lares de nuestro extraordinario medio natural. Debemos considerarnos como invitados-as en este lugar tan especial, por lo que nuestro comportamiento ha de ser lo más respetuoso posible.

Para observar, escuchar, pasear, conocer el entorno natural; jugar o disfrutar de un buen día de campo, no es necesario molestar a sus habitantes naturales ni a nuestros semejantes.

No en vano, el recorrido por los caminos o senderos que discurren por esta reserva permite descubrir los rastros de otros animales, algo más difíciles de ver, como el zorro, el tejón y la gineta, que encuentran aquí una alimentación variada: algunos invertebrados como las lombrices, pequeños mamíferos como el conejo e incluso frutos silvestres.

Configurada como un espacio excepcional para la fotografía de naturaleza y otras actividades audiovisuales, las  características de la Dehesa de Abajo la convierten en un sugerente marco para el deporte de la orientación, el senderismo, el nordic walking, u otras modalidades deportivas. En la Dehesa y sus alrededores existen caminos muy apropiados para el paseo a pie, en bicicleta o a caballo.

 

Centro de Visitantes

Anexo a la Casa de La Puebla y la vivienda del guarda, se encuentra el Centro de Visitantes, que cumple la función de interpretar el espacio natural, además de ofrecer a los usuarios servicios como restauración (con una magnífica gastronomía de productos, vinos y platos de la zona), educación ambiental, u otras actividades propias del turismo.

Cuenta con un espacio expositivo que siempre oferta contenidos de calidad relacionados con la naturaleza. Su salón de audivisuales es ideal para completar la visión que podamos obtener de la reserva.

El Centro, que organiza cada primavera la Feria Internacional de las Aves de Doñana, Doñana BirdFair, se ha convertido en uno de los más frecuentados de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

 

El contexto territorial

 Vecina de la mayor extensión de arrozales continua del mundo, despensa para la avifauna y complemento perfecto para su biodiversidad, esta Reserva tiene una orografía que permite disfrutar de una panorámica incomparable.

Se encuentra a sólo cuarenta minutos de Sevilla y a diez de La Puebla del Río.

La Reserva Natural Concertada Cañada de los Pájaros, la Aldea de Colinas, el Brazo de la Torre, los pinares de La Puebla y Aznalcázar, el Cortijo Palacio Los Montes, el corredor verde del Guadiamar, Rancho el Rocío, Buena Vista, el Guadalquivir, ... se encuentran en un radio de tan sólo unos escasos kilómetros.

En un segundo anillo, Isla Mínima, Veta la Palma, el Espacio Natural Doñana podrán formar parte de un recorrido de entre una y tres horas.  

La visita puede completarse con un paseo por el núcleo urbano de La Puebla del Río, donde se puede disfrutar de la gastronomía, admirar su Iglesia del siglo XIII o la Torre de la Guardia, así como el Museo de Autonomía. De gran interés los miradores al río, por sus terraplenes en terraza y panorámicas de la Marisma del Guadalquivir y de Sevilla.

En el Poblado de Colinas, en los Pinares de La Puebla, merece la pena probar el arroz con pato y las carnes, así como su repostería, con cuñas, cañitas y quemaítos.

 

Interacción respetuosa

¿Qué normas hemos de observar en la visita a Dehesa de Abajo?

  • Debemos estacionar nuestros vehículos en el parking y atender las indicaciones del personal del Centro o de vigilancia ambiental. 
  • Utilizar los caminos y senderos, con atención a la señalización.
  • Los animales de compañía no pueden estar sueltos y deben estar controlados en todo momento, impidiendo especialmente la entrada de perros en el agua. 
  • Evitemos hacer ruidos innecesarios. Los animales y personas que nos rodean lo agradecerán.
  • Dejemos el lugar como lo encontramos, sin olvidarnos de llevar la basura a los contendores. 
  • Cuidemos las plantas.
  • Intentemos no molestar ni asustar a la fauna. 
  • Evitemos acercarnos a los nidos.
  • Respetemos y cuidemos las instalaciones.
  • Comportémonos, en fin, como sus pobladores los animales. 

 

Enlaces de interés

Acceda a toda la información sobre el Centro de Visitantes Dehesa de Abajo

Doñana BirFair

Espacio facebook de Dehesa de Abajo