00_Dolores_VS_18.jpg

Un Viernes Santo reducido por la lluvia

01/04/2018

La Hermandad de los Dolores recortó su itinerario debido a la presencia de precipitaciones.

Un Viernes Santo más breve de lo normal. Pero no por ello menos bello. La lluvia provocó que la Hermandad de los Dolores tuviera que recortar su itinerario y permanecer menos tiempo del previsto en la calle, pero la complicada decisiónfue muy acertada, ya que cuando el palio se encontraba en la Plaza del Santísimo Cristo del Perdón comenzó a llover de forma intensa.
 
La Junta de Gobierno de la corporación Servita se reunía minutos antes de las 20:30 horas para decidir acerca de la realización de la Estación de Penitencia, en función de la predicción meteorológica, que mantenía un pequeño riesgo de precipitaciones durante la noche. Tras la misma, el Hermano Mayor comunicó a sus hermanos la decisión de realizar la Estación de Penitencia sin variaciones en el itinerario, aunque con un ritmo elevado y sin perder de vista las actualizaciones de la predicción meteorológica .
 
Con todo ello, la cruz de guía se puso en la calle a las 20:40 horas . El Cristo iba acompañado de nuevo por capilla musical. En este caso, fue la Capilla Musical ‘De Jesús’ la que rompía el silencio al paso del Señor, que recibió una saeta a la salida. También recibía otra la Virgen que desde el interior del templo avanzó con la centenaria ‘Soleá, Dame la Mano’, interpretada de forma brillante por la Banda Municipal de La Puebla del Río , uno de los momentos más elegantes del Viernes Santo cigarrero. 
 
Una vez fuera toda la cofradía, se incrementó el ritmo ya que la idea era la de realizar el recorrido completo pero adelantando la hora de entrada. Sin embrago, cuando el cortejo avanzaba por la calle Larga, llegó la alerta por riesgo importante de chubascos a partir de las 23:30 horas , lo que llevó a la Hermandad a tomar la decisión de modificar sobre la marcha el recorrido haciéndolo más corto y adaptándolo al tiempo que había de tregua antes de que llegara la hora límite.
 
La cofradía tiró por Comercio, Ayuntamiento, Hermanos Costaleros, Larga, Manuel García Soriano, Plaza del Santísimo Cristo del Perdón y entrada, recortando gran parte del itinerario previsto. El cortejo regresó al templo parroquial con la celeridad requerida en una fría y desapacible noche que desaconsejaba estar más tiempo en la calle, dándose la circunstancia de que, llegando el paso de palio al porche de la iglesia, empezó a llover como los partes habían indicado . La decisión, en definitiva, fue acertada. Y, aunque breve, La Puebla pudo disfrutar del Cristo del Perdón y la Virgen de los Dolores en una nueva noche de Viernes Santo.