00_San_Sebastixn_2018_crxnica.jpg

Un 20 de enero legionario

20/01/2018

La Puebla vivió con intensidad el encierro, procesión del patrón San Sebastián y novillada en una jornada para el recuerdo de la historia cigarrera.

Pasaban unos minutos de las nueve de la mañana. En la Esquina del Reloj comenzaban a sonar sevillanas de Los Romeros de La Puebla. Era un presagio de quienes darían el chupinazo algunas horas después. Minutos más tarde, en el interior de la parroquia de Nuestra Señora de la Granada daba comienzo la Función Principal en honor a San Sebastián, legionario y patrón cigarrero. Posteriormente, todo fue intensidad, ambiente, solemnidad, colorido, música y magia. Jornada histórica en honor al patrón cigarrero.
 
Ambientazo en la previa del encierro
 
A las 11:00 horas se iniciaban los distintos pasacalles antes del chupinazo y posterior encierro en honor a San Sebastián. La Banda Municipal de La Puebla del Río era la que abría el telón de la jornada, interpretando marchas militares hasta su llegada a la Esquina del Reloj. Charangas, la Escuela Infantil de Tambores de La Puebla del Río y ‘La Pepa’ completaron la terna del pasacalles, haciendo las delicias de los presentes.
 
A las 11:45 horas salía el patrón San Sebastián desde la Parroquia Nuestra Señora de la Granada, acompañado por la Banda Municipal de La Puebla del Río, que interpretó de forma brillante ‘Macarena’, de Cebrián, ‘La Estrella Sublime’ y ‘Coronación de la Macarena’ para que el patrón se colocara en el altar desde donde presidiría el encierro en su honor.
 
Los Romeros de La Puebla, un chupinazo en honor a sus Bodas de Oro
 
La Puebla celebra en 2018 el Año Romerista por las Bodas de Oro de Los Romeros de La Puebla, quienes fueron los privilegiados en dar el chupinazo desde el balcón de la Esquina del Reloj, antiguo Ayuntamiento. Acompañados del párroco, Rafael Menéndez; el alcalde, Manuel Bejarano, el maestro Morante de La Puebla y el delegado de Festejos, Ricardo Mateo Costales, Los Romeros disfrutaron como niños cuando fueron alardeados por las miles de personas presentes. Tras un sonado ‘Esa es mi gente, señores; esa es La Puebla del Río’, cohetazo al cielo y tensa espera por la salida de loserales. 

Un encierro tenso y con sustos
 
Quizás haya sido la edición del encierro en honor a San Sebastián más tensa y con más nerviosismo de cuantas llevamos celebrando en la localidad. Una salida accidentada, ya que varios erales resbalaron al tocar calzada, provocó que alguno de ellos fuera retrasado y, a lo largo del trayecto, se vivieron momentos de peligrosidad con algunos corredores, especialmente a la altura de la Plaza del Corpus Christi. Posteriormente, en la plaza quedó un eral descolgado, y el ganado volvió a salir, dejando más sustos entre los presentes.
 
San Sebastián legionario
 
Al encierro le siguió la procesión de San Sebastián, histórica por ser la primera vez que el día de la festividad del patrón coincide con el encierro en su honor. San Sebastián navegó entre un río de personas que lo arroparon durante todo su recorrido, en el que se incluía la tradicional vuelta a la Cruz.
 
La Banda de la Santa Vera Cruz de Alhaurín El Grande (Málaga) abría el cortejo. Posteriormente, representaciones de Hermandades y Corporación Municipal, acompañadas de forma solemne por la Banda Municipal de La Puebla del Río, que de forma extraordinaria le cedió el testigo y posición al tercio ‘Alejandro Farnesio’, cuarto de la Legión Española (Ronda, Málaga), que acompañó al paso, comandado por Juan Antonio Palma y auxiliares y calzado por 12 jóvenes costaleros.
 
A las 14:30 horas, el Santo Mártir llegó al ‘porche’, donde La Legión le rindió honores antes de su entrada en la Parroquia a los sones del Himno Nacional, interpretado por la Banda Municipal de La Puebla del Río. La Legión fue aclamada en su desfile final calle Larga arriba hasta la Plaza del Corpus Christi, una vez finaliza la procesión del patrón cigarrero.

Manuel Luque ‘El Exquisito’ deja detalles de su torería en la novillada
 
El festejo taurino cerró los actos en honor al patrón San Sebastián. Abría cartel el rejoneador Pablo Domecq, que cortaba 2 orejas en una faena en la que demostró maneras con su cuadra. Rocío Romero, que se despedía sin picadores, cortó una oreja al segundo de la tarde. Brillante fue la actuación de Alejandro Adame, que cortó dos orejas al tercero. Una oreja fue el premio para la casta de Mariano Fernández, de la vecina localidad de Coria del Río. El Niño de los Tendíos, que debutaba de luces en La Puebla, dejó destellos de gran calidad, que fueron premiados con dos orejas. Cerró cartel el jovencísimo cigarrero Manuel Luque ‘El Exquisito’, que levantó al graderío y fue sacado a hombros tras una faena llena de muchos detalles que son esperanzadores de cara al futuro.