00_xngel_Peralta_poema.jpg

El último poema de Don Ángel Peralta

11/06/2018

Por expreso deseo del Centauro de La Puebla, los versos han sido recibidos por el alcalde, quien los transmite a toda la población.

El pasado 7 abril nos dejaba el eterno Centauro de La Puebla, Don Ángel Peralta , uno de los artistas que siempre engrandecerán a la localidad cigarrera. Rejoneador en activo durante 55 temporadas, en las que cosechó multitud de triunfos y actuaciones históricas, suponiendo un antes y un después en el rejoneo; ganadero, filósofo y poeta.
 
Dentro de los numerosos reconocimientos y homenajes recibidos por Don Ángel, la Hacienda San Miguel de Montelirio tenía uno previsto semanas antes de su fallecimiento que desgraciadamente tuvo que ser suspendido por los motivos de salud ya conocidos portodos. 
 
En dicho homenaje, el Centauro participó de forma activa con gran ilusión en la elaboración de un díptico en el que, además, creó la que quizás haya sido su última poesía, un precioso soneto que tituló “La Labranza de la Amistad” y que iba dedicado a todos sus amigos. Como comenta Gregorio Aranda Alcántara , presidente de la comisión organizadora del homenaje, un poema “verdaderamente emocionante, en el que él ya intuía que había llegado la hora de despedirse de este mundo y que refleja una gran responsabilidad”.
 
Por deseo expreso de Don Ángel, el poema llegó a manos del alcalde, quien con buen criterio lo hace extensible a toda la población.
 
Labranza de la Amistad
 
“Los mejores triunfos de mi profesión son mis amigos”.
 
La amistad resplandece hoy en mi vida,
igual que una frondosa primavera;
como el trigo, que brilla ya en la era
después de una esperada recogida…
 
La amistad es honrosa y desprendida,
como al vuelo flamea una bandera;
la amistad es auténtica y sincera
como el triunfo real de una corrida.
 
Mis caballos relinchan de alegría,
porque inquietos ansiaban este día,
aun durmiendo en la luz de su memoria…
 
Y en mis sueños los veo cabalgando;
vienen por la vereda galopando
por llevarme en un vuelo hasta la gloria.